Transforming Your Home into an Old Temple By bringing Outdoor features Indoor

Transformando su hogar en un antiguo templo incorporando elementos exteriores al interior

La tendencia de la decoración orgánica ha prevalecido a medida que la gente busca cada vez más formas de llevar el aire libre al interior. Los materiales naturales como la madera, la piedra y el bambú se están volviendo cada vez más populares. Estos materiales ayudan a crear un ambiente más relajado y acogedor en el hogar.
 
Llevar elementos exteriores al interior de su hogar implica crear una transición perfecta entre su espacio interior y la naturaleza. Al seleccionar materiales, texturas, tonos y formas, puede crear una atmósfera armoniosa que desdibuja la línea entre los ambientes interiores y exteriores. Así es como puedes lograr este efecto:

1. Materiales naturales:

Incorpore madera recuperada procedente de estructuras antiguas y madera de borde vivo, que conserva la forma natural del árbol, para llevar el exterior al interior. La madera recuperada lleva la historia a través de la intemperie y las imperfecciones, añadiendo carácter y calidez. Las piezas de borde vivo muestran formas y texturas orgánicas, convirtiéndose en llamativos puntos focales. Elija entre acabados con o sin barniz para realzar el encanto rústico o resaltar la belleza natural de la madera. Celebre las grietas, los nudos y las formas únicas mientras cuentan la historia del crecimiento. Juntos, estos materiales cierran la brecha entre el confort interior y el encanto de la naturaleza.

2. Texturas terrosas:

Las texturas son esenciales para llevar el exterior al interior. Opte por materiales que hagan eco de las texturas de la naturaleza. Adopte superficies de piedra rugosa, que evocan paisajes rocosos, y muebles de ratán que imiten la sensación del mimbre al aire libre. Incorpore telas texturizadas como lino y yute, que recuerden los ambientes ventosos al aire libre. Además, considere la cerámica, una opción versátil. Los jarrones de cerámica con superficies de texturas sin esmaltar brindan una conexión tangible con el exterior. Juntas, estas texturas crean una experiencia multisensorial, desdibujando efectivamente la línea entre el confort interior y los placeres sensoriales del mundo natural.

3. Tonos orgánicos:

Seleccione una paleta de colores inspirada en la naturaleza. Los tonos terrosos como los verdes suaves, los marrones apagados, los grises cálidos y los azules profundos pueden crear una atmósfera calmante y sólida. Integra estos colores a través de paredes, muebles, textiles y accesorios. También puedes optar por colores más saturados como el amarillo mostaza, el naranja quemado y el azul marino. Estos tonos atrevidos evocan la vitalidad de la naturaleza, desde los girasoles hasta las hojas de otoño y las noches estrelladas. Integre cuidadosamente colores saturados a través de paredes decorativas, muebles y accesorios mientras mantiene el equilibrio con los tonos básicos. Considere textiles como cojines y cortinas para introducir explosiones de color, armonizando el espacio interior con el paisaje exterior. Esta fusión de tonos apagados y vibrantes crea una sinergia cautivadora, difuminando la distinción entre su santuario interior y el mundo más allá.

4. Diseño biofílico:

El diseño biofílico se centra en incorporar elementos de la naturaleza en los espacios interiores. Instale ventanas grandes para permitir la entrada de mucha luz natural y ofrecer vistas al exterior. Utilice plantas en macetas, jardines colgantes o incluso paredes vivas para infundir a su interior la vitalidad de la naturaleza.

5. Formas naturales:

Considere muebles con líneas curvas, alfombras con patrones asimétricos y arte mural que muestre formas orgánicas. Para infundir un toque moderno y elegante, combine a la perfección formas orgánicas con geométricas. Combine un sofá adornado con elegantes curvas junto con una mesa de centro con ángulos geométricos. Aproveche el encanto atemporal de los materiales naturales como la madera, la piedra y el bambú para fomentar un ambiente inherentemente orgánico.

6. Productos y detalles inspirados en el exterior:

Seleccione muebles y artículos de decoración que recuerden la vida al aire libre. Las hamacas, los columpios y las sillas colgantes pueden agregar un elemento de relajación. Los muebles estilo patio con materiales resistentes a la intemperie se pueden usar en el interior para lograr una sensación acogedora al aire libre.

7. Luz natural y vistas:

Maximice la luz natural eligiendo cortinas transparentes o persianas que permitan que la luz del sol se filtre. Asegúrese de que su diseño interior aproveche las vistas al exterior, alineando las áreas de asientos y relajación hacia las ventanas.
Llevar elementos exteriores al interior crea una sensación de tranquilidad, conexión y relajación dentro de su espacio vital. Al incorporar materiales, texturas, tonos y formas naturales, se puede lograr un diseño que fomente una conexión más profunda con el mundo natural.
Regresar al blog